jueves, 22 de agosto de 2019

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

Adiós a mi voto (no a la casta)

Tras los resultados de las últimas elecciones es más que probable que los mismos me generen cierto grado de frustración. Tal como han quedado las posibles opciones de gobierno para el gobierno del Cabildo de Gran Canaria donde se visualiza un tripartito NC-Psoe-Podemos mi emisión de voto la doy por perdida. Declarar aquí que con tal de empujar a un lado a la casta política existente en nuestras islas en cuanto a los cuadros de determinadas fuerzas, tanto al parlamento como a la institución insular, voté por Podemos.

 

Vistas las negociaciones que se están llevando a cabo y la posible decisión de pacto entre las tres fuerzas antes mencionadas, para muchos que hemos apostado por algo nuevo y diferente, algo alternativo que nos de otras expectativas políticas va a ser un buen palo que al final se de libertad de decisión al candidato de Podemos y no se le inste a seguir los principios básicos de las consignas emitidas por el partido desde sus inicios. Suavizar los términos en función de los intereses y por el mero hecho de barrer al PP, a costa de aliarse con otras fuerzas que han actuado durante muchos años en la misma línea, con escasa renovación, transparencia, honestidad y con afán de perpetuarse en el poder, no es de recibo y entra en el ámbito del engaño tradicional a los votantes.

 

 Si al final el tripartito al Cabildo se cierra, a Podemos le va a restar más que sumar. En mi caso, para el futuro ya no sería mi opción política y pasaría a integrarme en el cupo de los abstencionistas ya que su credibilidad quedaría por los suelos.

 

Mi reflexión parte del conocimiento de la forma de actuar de Nueva Canarias durante muchos años, donde municipios como Valsequillo hemos sufrido el abandono, la dejadez, la incompetencia y el sectarismo de sus acciones. Y aclaro, he seguido bastante la trayectoria política de Antonio Morales en Agüimes, que aún habiendo tenido sus fallos, ha conseguido relanzar al municipio durante su gobernanza, tanto en aspectos económicos como sociales. Ha dejado un sello de calidad en cuanto al trabajo bien hecho y tanto yo como personas cercanas   lo veíamos como un buen candidato para dirigir el Cabildo Insular, pero nuestro gozo en un pozo cuando llegó a nuestras manos la plancha electoral y comenzamos a analizar al resto de integrantes.

 

 ¡¡¡Ni de coña!!!, en absoluto íbamos a dar nuestra confianza a una candidatura que sigue la tradición de escasa renovación. Si Antonio Morales hubiera hecho un majo y limpio haciéndose acompañar por caras nuevas, con gente que ilusionara, aparte de su persona, igual los resultados hubieran sido más apabullantes. La continuidad, per sécula seculorum, de Carmelo Ramírez o Inés Jiménez ya suponen una importante barrera porque son unos personajes de escasa sensibilidad y bastante sectarios en la toma de decisiones, girando más hacia su afines que al trato igualitario hacia el resto. La aparición en la lista de exalcaldes, exconcejales, etc., que abandonan la política municipal y recalan en la insular, da la impresión de convertir el Cabildo en un cementerio de elefantes y de ser una oferta final para aquellos políticos en declive.

 

En el caso de Valsequillo, ver los nombres de Francisco Sánchez Robaina o Fabiola Calderín Navarro, que han dado un paso a un lado a nivel local porque se les ha ofertado encontrar su espacio en otra institución, por muy atrás que vayan en la listas suponen una rémora, dado que solo buscan un sueldito porque se les desconoce dedicación profesional alguna. Además, llevan marcada a fuego su escasa capacidad de gestión por las formas practicadas en el municipio y, en ambos casos, por la nefasta labor realizada en el mismo Cabildo. Sánchez, como consejero de Agricultura en su momento y Calderín, como cargo de confianza en asuntos sociales.

 

Para más inri, el sr. Francisco Sánchez ya vendió de antemano que aunque fuese muy atrás en listas, si Morales gobernaba él iba a entrar de todas formas como cargo de confianza o director general de algún departamento. Algo similar harán con la sta. Calderín. Desde Nueva Canarias lo que han buscado es darles un premio por sus servicios y les pagan con dinero público.

 

Puestos aquí decir, que con toda esta carga negativa nulo servicio le hará Podemos a la sociedad si al final se impone un pacto que va a mantener a la casta en su posición y seguir utilizando la política para solventar sus asuntos particulares o de partido, sirviendo como pago de servicios prestados y no como intención de trabajo por el interés general.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *