miércoles, 13 de noviembre de 2019

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

Espacio Fronterizos proyecta en la Biblioteca Insular el filme ‘Paris-Texas’ en su entrega dedicada al viaje como recurso y experiencia de creación

  • El citado club que coordina Armando Álamo exhibe el día 12 de noviembre, a las 19:00 horas, la película de culto realizada por Win Wenders

 

 

La Biblioteca Insular del Cabildo grancanario proyecta el día 12 de noviembre, a las 19:00 horas, la aclamada cinta del director Win Wenders, ‘Paris-Texas’, en el marco de la programación prevista por su Espacio Fronterizos que, en una nueva entrega, aborda la realidad del viaje como experiencia vital de creación y exploración.

 

El filme de referencia del cineasta Win Wenders, ‘Paris-Texas’, es una ‘road movie’ que narra el viaje por el sur de Estados Unidos de su protagonista, que se traslada sin norte y sin memoria por el desierto de Texas. En los años ochenta, Wenders se consagraba como uno de los principales referentes del cine moderno. Lo verifica esta película en la que el director se sumerge en una historia de carretera existencialista y trágica. Un relato tan al límite que solo podía ser resuelto como una amarga historia de amor, silenciosa, sutil, en la que los personajes hablan con la mirada, puesto que se encuentran huérfanos de palabras, y en el que Wenders se expresa con adustas imágenes, tan secas como los paisajes que rodean a los protagonistas.

 

Interpretada por Harry Dean Stanton, Dean Stockwell y Nastassja Kinski, el filme se detiene en la obsesión por los orígenes, por regresar a donde se fue feliz. El protagonista es un personaje que surge de la nada, de la amnesia y el silencio, y que lentamente va volviendo a situarse en el mundo. Y es ahí cuando reaparece el enamoramiento, la obsesión por Nastassja Kinski, por aquella época en que bastaba con estar juntos para ser felices. Pero ahora el reencuentro conlleva el recuerdo, los temores de entonces. Wim Wenders es un director de mirada insistente que prescinde de puntuaciones y recursos de montaje para fabricar ficción y sentido. El suyo es un cine heredero del de Antonioni u Ozu, que confía en la capacidad de ver del espectador.

 

En una época de inflación de imágenes y de originalidad, la propuesta de Wenders destaca por su pureza e inteligencia. De la misma manera que la fotografía es transparente -un empleo sistemático del 25 milímetros en paisajes muy iluminados permite una gran profundidad de campo, también lo es la película, muy simple y directa, bien organizada, siempre fiel a una línea. Arranca como una cinta fantástica, casi de terror; luego se transforma en una comedia, para acabar siendo un drama. Son tres partes bien diferenciadas, pero la progresión dramática es perfecta porque depende de la evolución del personaje de Travis, y ése siempre es creíble, aun cuando siempre permanezca alguna parte de su personalidad sumida en el misterio.

 

El viaje iniciático, el Bildungsroman, o los relatos de aprendizaje se encuentran muy presentes a lo largo de toda la literatura universal escrita, así como en infinidad de creaciones audiovisuales. “Nos embarcamos en una especie de Inter Raíl para leer, ver y escuchar cómo nos marca el camino”, señala Álamo, graduado en Filología y Máster en Cultura Audiovisual que coordina el citado espacio de la Biblioteca Insular con entrada libre para toda la ciudadanía que desee adquirir billete para este periplo que convoca su salida siempre a las 19:00 horas.

 

El día 10 de diciembre, el librero y aventurero José Luis González Ruano, culmina el programa previsto por Espacio Fronterizos con la conferencia titulada ‘Una lectura activa del viaje’, en la que el escritor, antropólogo ambiental y librero grancanario, sintetiza su idea de “viajero”, del viaje como actividad humana determinante, así como del sentido estético que esta actividad proporciona como experiencia literaria.

 

Como señala Armando Álamo, los viajes suelen devolvernos a casa o alejarnos para siempre y sin remedio del lugar de origen. “Abandonamos la comodidad de nuestro hogar para emprender una misión donde el destino no siempre es lo más importante. Nuestras huellas en el camino nos irán marcando poco a poco.  El viaje puede llevarnos al fondo del Gran Cañón siguiendo las marcas de neumático de Thelma y Louise, al Monte del Destino en el que arrojar el anillo único de poder o a vagar por calles y carreteras junto a Holden Caulfield o Sal Paradise”.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *