miércoles, 20 de octubre de 2021

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

GC-810, la carretera del olvido que une San Roque y Telde

 

El pueblo de Valsequillo vive entre promesas, como la GC-41 o la mejora de la GC-810 en San Roque. Esta vía que une a la ciudad con Valsequillo a través de la Higuera Canaria sufrió, en 2014, la caída de dos muros de contención y las obras todavía no se han culminado. “Es lamentable, la obra no supone ni una semana de trabajo”, afirman los vecinos de San Roque.  

 

    


Hartos de la situación han instalado varias pancartas y carteles contra el presidente del cabildo y Francisco Atta, donde se puede leer lo siguiente: “7 años esperando por una carretera segura, más aparcamientos y menos multas. 7 años de olvido señor alcalde”.
Se hizo proyecto para la obra, el Cabildo aprobó su licitación con un presupuesto de 130.000 euros, pero por la misma han pasado una contrata tinerfeña y otras dos subcontratas, y los trabajos aún están a medias. Tres empresas distintas pero las obras siguen sin culminarse. De hecho, algo poco habitual es que han retirado los plazos de ejecución del nuevo cartel de obra.

 

A pesar de estar en suelo teldense, a escasos metros de la iglesia de San Roque, ni el ayuntamiento de Valsequillo, ni el de Telde, ni cabildo, ni gobierno se han interesado por un problema que aumenta exponencialmente los riesgos en ese tramo de carretera. Antonio Sosa, administrador de la plataforma vecinal San Roque en Lucha, manifiesta que “es una dificultad bastante peligrosa para los que transitamos a diario. Sigue sin terminarse y no creo que sea culpa de la pandemia, es por la nefasta gestión que llevamos todos estos años”.

 

 

Los vecinos denuncian el abandono institucional que sufre el barrio de San Roque “Ni el vicepresidente del Gobierno de Canarias visitó las obras cuando estuvo en Valsequillo”. El también consejero de Hacienda no ha hecho públicamente ninguna mención relacionado a este asunto. Tampoco lo hizo de la esperada renovación de la GC-41, otra promesa política que se ha convertido en una utopía.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *