lunes, 05 de diciembre de 2022

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

Nicolás Castellano: “Somos más vulnerables si aceptamos como sociedad la mentira como moneda de cambio”

  • El periodista canario protagonizó la iniciativa ‘Estado de la Cuestión’ del Laboratorio Galdós Internacional hablando de los populismos

 

 

 

El periodista grancanario Nicolás Castellano fue el protagonista el pasado jueves, día 26 de octubre, de la segunda de las sesiones celebradas en el Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria enmarcadas en la iniciativa ‘Estado de la Cuestión’ ligadas al proyecto de experimentación escénica ‘Laboratorio Galdós Internacional’. Castellano se refirió en su intervención al auge de la extrema derecha y los populismos. El acto se enmarca en el programa de actividades complementarias impulsado con ocasión del pasado estreno del montaje ‘Patriotas’ producido por Unahoramenos y el citado Teatro Pérez Galdós, que concluirá el próximo mes de noviembre con la presencia de la también periodista Nieves Conconstrina.

 

Castellano, que lleva 22 años trabajando como periodista cubriendo información en áreas de casi un centenar de países en conflicto, avanzó que uno de los grandes problemas del momento actual en el que vivimos el mayor acceso de información de la historia, es que “las sociedades están nutriéndose de las dos grandes mentiras: el racismo y el retroceso de los derechos de la mujer”. El periodista se mostró muy preocupado por lo que definió como el ‘fast food ideológico’ y fue muy crítico con las ‘fake news’.

 

“En Italia, la moda de la ultra derecha era mover en los canales de wasap un cartel de una patera llena de inmigrantes en el que adelantaban que con 35 euros al día te daban teléfono gratis y tabaco. Fue el meme más compartido en las redes sociales por los italianos hace unos años. Esta caricatura que acabó generando racismo, también acabó llegando a los sustratos de la población”.

 

El periodista señaló que la España de 2000 fue el embrión de una derecha casposa que, utilizando los resortes de la bandera, el concepto los españoles primeros y los bulos de que en los colegios no había sitio para los niños porque estaban llenos de inmigrantes y que no había trabajo porque los inmigrantes lo copaban, entre otros, difundió estos mensajes en un momento en el que había una crisis económica importante.

 

“¿Se acuerdan del anuncio de Vox en el metro de Madrid de un mena: 4.700 euros al mes; tu abuela 426 euros de pensión/mes? Era el metro de Madrid, un sitio público el que se aceptó y normalizó un mensaje que era mentira. En el debate ético profesional estamos fallando, nos hemos equivocado al silenciar estos mensajes que en su día fueron silenciados por medios como El País, la SER o TVE, pero que salían en las redes sociales. Si les contestábamos pensábamos que amplificaríamos su mensaje. Se adueñaron de las redes sociales y ahora twitter es suyo y se ha convertido en un estercolero”, comentó Castellano. “Se denunció a la Fiscalía como objeto de odio, pero la Fiscalía señaló que prevalecía la libertad de expresión”.

 

¿Cómo podemos creernos esto si somos la sociedad más informada y con más capacidad de información?, se pregunta el periodista. “Nos mienten los políticos continuamente y los periodistas nos hemos convertido en un eslabón de la cadena del bulo, porque les damos espacio en nuestros medios”.

 

Por ello Castellano reivindicó “la vuelta al periodismo porque hemos perdido la credibilidad pública. Se crean mensajes alternativos a los de los medios de comunicación. La gente no nos cree y hemos hecho mérito para que no nos crean”, se lamenta Nicolás Castellano. “En la actualidad uno pone la radio por la mañana y, según la radio que oigan, van a escuchar mentiras una por una. Los grupos empresariales de la información están potenciando también esos populismos”, añadió. “Hay que contextualizar las informaciones. Somos profesionales, no somos correas de transmisión de los intereses políticos y económicos. Hay que mejorar el periodismo para parar la bolsa de racismo y de odio que se está expandiendo como la pólvora”.

 

Según Castellano, “la única manera de que no se mienta es consolidar los medios de comunicación públicos. Queremos aspirar al modelo de la BBC y no lo conseguimos. Hay que exigir a los dirigentes públicos que el derecho a la información se garantice”.

 

El periodista asimismo se detuvo en el drama de las migraciones. “La sociedad está siendo más débil y más vulnerable para los desfavorecidos de la tierra. En el mundo hay más gente que huye por guerras o por mejorar su situación económica: 281 millones de migrantes, solo el 3% de la población mundial es migrante por motivos económicos, mientras que 114 millones los son por causas bélicas. Porque el motor que lleva a la gente a moverse es buscar mejores condiciones de vida, y esto generalmente se lleva a cabo fuera de sus fronteras. Nunca me he encontrado a nadie que migre por deporte”.

 

“Tenemos derecho de movilidad humana; está consolidada en los artículos 13 y 14 de la Declaración de los Derechos Humanos y no es un delito. Los estados están vulnerando los derechos de las personas y no pasa nada, porque nos encontramos en una sociedad cada vez más superficial, más dormida, más narcotizada. La sociedad no puede aceptar la mentira como moneda de cambio, somos más vulnerables si así lo aceptamos. ¿Es una sociedad mejor aquella que se desconecta de las noticias, porque no cree en ellas y prefiere mirar a otro lado?”.

 

“La migración a lo largo de la historia ha sido riqueza. La historia nos castigará por criminalizar rutas migratorias. Estamos en guerra contra los migrantes”, concluyó Castellano.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *