miércoles, 21 de febrero de 2024

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

Un gobierno con pocas luces

Los malos músicos echan siempre la culpa a los instrumentos. No tienen la humildad, ni la capacidad de autocrítica para reconocer que no están a la altura. Ni siquiera, probablemente, para conseguir afinar su herramienta de trabajo.

 

En Valsequillo ocurre lo mismo con este grupo de gobierno… y con los anteriores. Siempre encuentran a alguien o algo en lo que descargar sus errores, olvidos y falta de organización. Su incompetencia, en definitiva.

 

Si los proyectos no salen a tiempo es por la falta de personal. Debe ser que Valsequillo es el único de los 88 municipios de Canarias aquejado de este problema.

 

Si se producen devoluciones de cientos de miles de euros cada año, destinados a servicios sociales, por no ejecutar las acciones previstas en cada proyecto se debe, según el alcalde, a que devolver dinero “es algo normal que ocurre todos los años” (está grabado, no me invento nada).

 

Si hay un error garrafal en la construcción de una obra que ya tendría que estar en funcionamiento como el Centro de Tecnificación, es porque alguien cometió un error técnico, pero no se trata de un error político.

 

Si el alumbrado del municipio no funciona y se cae cada dos por tres, es porque llueve y porque la instalación tiene entre 30 y 40 años de uso.

 

Si tenemos pocos policías es porque no se han podido reponer las plazas que Valsequillo tiene asignadas.

 

Es decir, si escuchamos al señor alcalde, pareciera que a Valsequillo lo sobrevuela una nube de “mala sueeeerte” como diría el mítico Alfonso Arús.

 

Pero lo cierto es que para cada problema existe una solución.  Si hay poco personal es porque en los últimos doce años no se ha hecho la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) que requiere este ayuntamiento para dotar a la institución de la plantilla necesaria. Y también, porque este grupo de gobierno ha decidido amortizar las plazas de muchos trabajadores/as que se han jubilado y, no sustituir muchas de las bajas que se producen por incapacidad temporal.

 

Si se devuelve el dinero de las subvenciones es porque no hay una planificación, ni coordinación entre el grupo de gobierno y los técnicos de la administración, porque muchos concejales entienden que la labor de un político consiste, exclusivamente, en ir a tomar café a casa de los vecinos, mientras en tu concejalía, los técnicos no tienen a nadie para tomar decisiones.

 

Si la obra del centro de tecnificación se paró porque una parte de la cancha no se ve desde la grada (no es broma, ese es el motivo), dónde estaba el concejal de obras para hacer seguimiento al proyecto y evitar estos posibles errores.

 

Si el alumbrado del municipio tiene, de media, más de tres décadas, por qué no se aprovechó el millón de euros del que dispuso este ayuntamiento (de los fondos FEDER) en 2021 para sustituir el 90% del alumbrado y terminar con el problema.

 

Si tenemos pocos policías (6 cuando hasta 2015 eran 10) por qué no se sacan las dos plazas que ya están presupuestadas y dos más una próxima convocatoria. Además, este fue un compromiso público adoptado por el alcalde en 2018, pero el tiempo ha demostrado que era papel mojado.

 

La lista de ejemplos y despropósitos es larga y aumenta conforme pasa el tiempo. Y lo cierto es que a Valsequillo no lo sobrevuela ninguna nube de mala suerte, sino de pésima gestión.

 

El problema de Valsequillo es que lo gobierna un equipo con pocas luces.

 

 

 

Juan Carlos Hdez. Atta

Concejal de Asamblea Valsequillera (AV)

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *