lunes, 20 de septiembre de 2021

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

Valsequillo usa la inseminación artificial para aumentar su ganadería

 

A noventa y tres grados bajo cero llegan las pajuelas con el semen de los sementales seleccionados para fecundar al ganado vacuno de Valsequillo. Un proyecto de inseminación artificial del ganado vacuno que el consistorio municipal lleva desarrollando más de una década en la localidad como una manera de ayudar al sector pecuario del municipio.

 

Hoy ha tocado en la Ganadería “La Cantera”, una explotación familiar donde todos, incluso las dos niñas del matrimonio entre Judith y Yeray, cumplen una  tarea. Judith González es la que está al frente de la ganadería, mujer, joven y ganadera, explica que este sistema “resulta más económico puesto que el costo de una dosis de semen y la mano de obra necesaria para la inseminación artificial es más barato que el mantenimiento de los toros en la cuadra o el traslado cada mes  de los animales para su monta”. Y es que a través de este programa se pueden inseminar un gran número de vacas en un mismo día, “cosa que sería muy difícil en condiciones naturales para un solo toro” añade.

 

Valsequillo se caracteriza por tener una gran tradición ganadera que con el tiempo  se ha visto mermada, sobre todo, en el sector del ganado vacuno. Diversas son las razones que han contribuido a que el censo bovino haya disminuido de manera considerable, entre ellas podemos citar el escaso relevo generacional, los escasos márgenes de beneficio en las producciones o los elevados costes de producción. Otra de las características de las explotaciones era que estaban dispersas por todo el municipio, lo que hace que el manejo reproductivo de las vacas mediante monta natural fuese infructuoso en muchas ocasiones. Por ello, se puso en marcha este proyecto que buscaba afianzar el arraigo de los ganaderos a la tierra, mediante la mejora de la productividad de los animales.

 

 

Esta iniciativa se basa en la utilización de un programa de inseminación artificial con semen congelado, que brinda la posibilidad de una amplia difusión genética de machos mejoradores, permitiendo desarrollar un programa de conservación y mejora genética. Este sistema permite preservar los parámetros genéticos y fenotípicos de la vaca canaria, así como, aumentar  los índices de producción de otras razas de forma cualitativa y cuantitativa. Y es que como explica el veterinario Antonio Domínguez, “las pajuelas se compran a grandes centros de inseminaciones, se tratan de toros de varias calidades y se insemina a las vacas con el semen de aquel toro en función de lo que necesite  cada explotación, también hay que tener en cuenta que las crías resultan con muy buenos índices de productividad, pues se utiliza material genético de toros que aportan a la producción y a la calidad de leche, ganancias de peso, resistencia a enfermedades, fertilidad, entre otros.”.

 

En este sentido, en la Ganadería La Cantera “si las crías son hembras se dejan para crianza y si son machos para engorde. Para nosotros este proyecto municipal nos permite aumentar nuestro ganado y supone una ayuda económica, especialmente en este tiempo de la pandemia por COVID-19, porque nos permite ahorranos el coste de las inseminaciones”, aclara Judith González.

 

Y es que la importancia de la magnitud de la ganadería en este municipio de medianías no la podemos medir en base a su peso en el Producto Interior Bruto  sino desde  el punto de vista estratégico, de las tradiciones y de su importancia social y medio ambiental, puesto que permite el sostenimiento del paisaje, la conservación de ecosistemas y la prevención de la erosión del suelo.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *