lunes, 30 de enero de 2023

Director: PACHI BENÍTEZ PEÑATEAñadir a favoritos
Cabecera
Flotante derecha
Flotante derecha
Flotante izquierda
Flotante izquierda

We the People «Nosotros el Pueblo»

WE THE PEOPLE  «Nosotros el Pueblo»

 

“Nosotros, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer Justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la Defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad, ordenamos y establecemos esta Constitución…”

 

Con estás palabras como preámbulo, se comenzaba a redactar la Constitución de la democracia más antigua (1786) que se encuentra en vigor en el mundo. Uno, no puede evitar sentir una enorme admiración por aquellos hombres, que en aquellas circunstancias adversas, fueron capaces de crear una Carta Magna que los ha mantenido bien unidos a lo largo de tanto tiempo. Y, lo cierto es que, ya no hablamos de esa manera.

 

A menudo me pregunto, ¿Qué nos ha pasado? Si echamos un vistazo a nuestro alrededor, podemos observar a través de los medios de comunicación y en el transcurso de la vida misma, la cantidad de noticias negativas y salpicadas de odio, violencia, injusticia, falta de respeto, pérdida de valores, desapego de los gobiernos hacia el pueblo, etc.

 

Estoy convencido de que algo grande va a pasar en breve, pues esto no puede alargarse por mucho más tiempo. Debe haber un giro necesario que nos devuelva a la senda de los valores y el respeto. Ya lo predecía Montesquieu (el pensador político francés durante la Ilustración), quien enfatizaba en tener fuerzas equilibradas que se opusieran mutuamente para prevenir la tiranía. O si lo prefieren, mucho antes lo atisbaba, en su tratado del siglo II A.C., el historiador griego Polibio quien alertaba acerca de los frenos y contrapesos de la Constitución durante la Roma Imperial. Con lo cual, nos lleva a pensar, que todas estas imperfecciones en nuestras relaciones interpersonales están bastante arraigadas en nuestra condición humana. Por esto, creo que el auténtico poder reside en “El Pueblo”.

Noticias relacionadas

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *